jueves, 21 de abril de 2011

CAUSES OF THE CONFLICT...continuación

The Media during the past few years, has hold a preponderant paper in the handling of political, economic and social information, in all the spheres of the globe, to the point that, according to some sources, the States do not make any decision without looking before what is happening in CNN Channel. Thus the average of our political reality is so important and therefore they have been constituted in a first order protagonist for the construction of possible alliances for the decision done within an international scheme base.

And it is indeed influence exerted in cities and their political problems, where the Media influences in the priorities which Massive Means consider as agenda to treat in the negotiation boards, as its harder tool to stay in power. It is there indeed where certain got leaders handling a symbology to reach the public, have developed a protagonism maintaining them within the political spheres where they conjugate the exercise to legitimate the State. This image development on the government expositions, takes part in any normal process to approach to the power.

This phenomenon conjugates the events around all Latin America. In Colombia, for example, they are not different, during the last presidential period, handling of means was foundation the policies managing mainly internationally, in order to get aids for the Colombian Plan.

On an average as surrounding models and renewal of national character and contemporary models of feelings and thoughts (...) Means are the context where most of us perceived the world, we thought about policy, entertainment and information about anything”. Then, on an average creates figures that enjoy the public but the attention for the government programs distract them. Around this the mentioned presidents are in charge of handling to everybody an event of something as simple as national interest, conforming all of them a parody around any fact.

One also is framed in the situation wield in Venezuela. Where President Chávez on one side faces constantly traditional mass average in Caracas and around all the Country, and on the other hand he holds radial and televising programs every week, through them he exposes his internal and external policies thanks to the electronic advances and a great extent having the capacity to be broadcasted to all the hemisphere. It was there indeed, in this scene, where the President exposed his disagreement with the TLC signature between Colombia and the United States. Also, in respect to nations as Peru and Ecuador having the same intensity for conforming a group to manipulate economical and political relations of the Andean Countries to North America. Situation which Pres. Chavez took advantage to discredit North American government and to leave the oldest Treaty of Latin America, the Andean Community of Nations. Nevertheless this situation is not still formalized. Opposite case passage as the Treaty of the Group of the three, conformed by Mexico, Venezuela and Colombia which, after the time of replacement, became real the Venezuela withdrawal.

All these events involve political people who one or another advisable way have to be mentioned. As development of an image, that of in case, it is based on the commitment of public people. By now, Governments move between congresses and conferences, to stay in the political game. Game that is developed within the Media as Supervisor Agents, denouncing or privileges; safe-keeping any member in its community

On an average, constitute the safest form to get the power, although it is necessary to remember that an active Audience not necessarily means a critic Audience if it is the one in charge to leak out the government programs, because differences take part in disqualification process occurring to it or don’t, and maintains more privileges than the reporters do, the facts as opposed to that which dominate the public attention. Although he does not represent a determining factor but unbalances at any time the surveys of discord with the actor who maintains the power. The control of the Media, conditions the power exercising granted by the present governors of the Andean Zone.

La Comunicación es la solución

Mientras que interactuamos en nuestra oficina, la casa, la calle, siempre buscaremos la forma de comunicarnos, independientemente de cual sea nuestra intención y más aún sea cual fuese la actividad económica en la cual nos desempeñamos. La senda o el pasaje que cualquier ejercicio de autoridad y liderazgo encamina, permite el progreso de una forma, estado o formación a otra forma, estado o realidad.

Empecemos por decir que el emisor puede tratarse de cualquier individuo interno o externo de una organización o empresa, es la fuente de comunicación, quien desea transmitir un pensamiento o idea a otro u otros. En el caso de una Empresa podría tratarse del gerente, secretaria, obrero, cliente, quien sea que tenga necesidad de transmitir una información relacionada con los servicios, sucesos, etc. que ocurra en la empresa.

El código en este caso se refiere a la forma en que se codificará ese pensamiento, incluyendo la habilidad, la actitud, los conocimientos y el sistema sociocultural. . Es más, el éxito total de cada persona se determina también por las habilidades de hablar, escribir, escuchar y razonar El mensaje es el producto real de la fuente codificadora. Es toda la información que se transmite y si se logra una comunicación exitosa será también todo lo que reciba el receptor.

El canal es el medio a través del cual viaja el mensaje. En una organización y en cualquier situación es muy importante seleccionar el medio más adecuado para transmitir la información y esto dependerá del tipo de información, de quienes deberán recibirlo, las condiciones que se requieren para el mejor entendimiento del mismo.

El receptor es el objeto a quien se dirige en mensaje. Pero antes de que esto ocurra el mensaje debe ser descodificado proceso mismo que requiere de las habilidades, aptitudes y conocimientos previos sobre el tema del receptor. Y ahora el elemento que indica en el proceso si hubo éxito o no, nos referimos a la retroalimentación. Si en una organización se obtienen respuestas vagas e inapropiadas se debe a que en el proceso existen fuentes de distorsión como las siguientes: La codificación se realizó con descuido, selección limitada de simbolos, confusión en el contexto del mensaje, confusión en el contexto del mensaje, selección de un canal inapropiado, nivel de ruido alto, prejuicios, conocimientos y habilidades de precepción del receptor limitadas, poca atención y cuidado en el proceso de decoficación.

Todos estos factores pueden provocar que el mensaje se interprete de manera distinta:

“El verdadero liderazgo es el que encamina el progreso de un estado a otro superior. Esto es también la esencia de la transformación, cual es el paso preliminar a la verdadera innovación, que actualiza y asegura la organización”.[1]

Para definir este concepto utilizaremos el modelo Shannon-Webber, que a finales de los años cuarenta se dio a conocer. “Su eficiencia viene de su sencillez”. Introdujo los conceptos de “cantidad de información” “fuente”, “canal”, “ruido” y “retroalimentación”.

Agresión en la comunicación

Este fenómeno que le ocurre a un 20% de los elementos dentro de un conflicto puede causar problemas en la comunicación, ya que provoca en el emisor temor al momento de hablar o escribir lo cual puede desencadenar en que éste recurra a los medios inadecuados para comunicarse y así evitar este conflicto pero que a su vez se traduce en otros problemas. Por ejemplo el supervisor de un departamento puede recurrir a memorandos o cartas para transmitir mensajes, cuando una llamada suele ser no sólo más rápido sino también más apropiada.

Por todo esto debemos estar conscientes de que existe un grupo de personas en las organizaciones que limitan severamente su comunicación oral y racionalizarán su práctica al decirse a ellas mismas que no se necesita tanta comunicación para que hagan su trabajo con eficacia.

Para lograr que una organización posea una buena comunicación interna y externa es muy importante fijar atención en esta área de forma tal que se pueda aplicar correctivos mediante cursos instructivos, seminarios, actividades en grupo etc., a tiempo.

Características del líder de opinión.

1-. Efecto de activación.

2-. Efecto de reforzamiento.

3-. Efecto de conversión.

Forma de ser.

1-. Se exponen a los medios masivos de comunicación.

2-. Influencian a las personas.

3-. Poseen conocimiento del tema.

4-. Tener o relacionarse con los demás (necesario e inevitable).

Teoría del refuerzo o efectos a corto plazo.

En la década de los sesenta el medio más importante era la televisión y los participantes más visibles era la juventud de 18 a 33 años, dejando a un lado a los niños y adolescentes. El tema de la violencia imperaba en esta época debido a los movimientos sociales que existían en los Estados Unidos.

La televisión exige muy poco en comparación con la lectura y habilidades dentro del tema de la educación, por lo que resalta el contenido televisivo respecto a la violencia en un 70% y un 30% en los programas infantiles.

El presupuesto central de esta teoría especifica los efectos de la violencia en la televisión y refuerza las pautas establecidas de conductas violentas en los espectadores. Klapper propone principalmente esta teoría y sostiene que la violencia en la televisión y otros medios no produce habitualmente ni aumentos ni disminuciones de importancia en la probabilidad de una agresión por el público.

Los teóricos del refuerzo examinan factores como las normas y valores culturales, los papeles sociales, las características de la personalidad, las influencias de la familia. Principales conductas violentas de los padres, amigos, vecinos, etc., estos y otros factores psicológicos y sociales determinan los efectos de los medios y en los medios. Por lo tanto, las normas y actitudes con reacciones violentas de los personajes de televisión refuerzan y apoyan la violencia del público, en la transmisión y percepción del mensaje.

Para obtener resultados de esta teoría se debe utilizar como técnica la encuestas de investigación con un grupo seleccionado de personas que conteste el cuestionario y de esta manera se obtengan los resultados en cuanto a la violencia generada en el seno familiar, movimientos sociales que son reforzados por los medio masivos de comunicación.

Teoría de los usos y gratificaciones.

El enfoque toma como punto de partida al consumidor de los Medios Masivos de Comunicación, más que los mensajes de estos en función de sus experiencias directas. Contempla a los medios del público como usuarios activos de los medios más que pasivamente influidos por ellos. Por lo tanto, no presume una relación directa entre mensaje y efecto, sino que postula entre los medios del público hacer uso de los mensajes y que esta utilización actúe como una variable en el proceso del efecto.

1-. Concibe al público activo.

2-. En el proceso de comunicación masiva es el miembro del público el que activamente selecciona los mensajes.

3-. Los Medios compiten necesidades con otras fuentes al igual que se da la competencia entre ellos, para captar la atención de la audiencia.

4-. Las personas son suficientemente conscientes de lo que seleccionan, leen, ven y oyen.

5-. La calidad y la relevancia social de los mensajes no deben juzgarse, ya que los usos que le da el público es superfluo.

Ø Audiencia.

Ø Escoge selectivamente los Medios Masivos de Comunicación.

Ø Juzga los mensajes según sus usos y convivencia.

Ø Medios Masivos de Comunicación.

Ø Pierde mensajes su influencia.

Ø Absoluta.

Ø Satisfacen. Proporcionan

Ø Necesidades. Gratificaciones.

Ø Usos de los medios masivos de comunicación:

Teoría de la Agenda Setting.

Agenda Setting[2]

Este libro deriva de la aparición de un artículo, allá por los años 70, de ambos autores en la afamada revista Public Opinión Quarterly (de la que Usted no ha oído hablar en su vida y yo, si no fuera por las cosas que tuve que estudiar en mi carrera, tampoco). En este artículo se sentaron las bases de lo que hoy es la principal teoría en el estudio de los efectos de los Medios de Comunicación de Masas.

Tras una primera fase en que el estudio de los medios ofrecía una visión muy negativa de la gente, fácilmente manipulable por unos Medios de Comunicación omnipotentes (no en vano estamos hablando de los años 30, es decir, del Führer), los estudios Americanos (los estudios sobre los Medios de Comunicación de Masas están, como tantas otras cosas, totalmente dominados por las Universidades Americanas) llegaron a conclusiones opuestas a partir del estudio fragmentado de las audiencias, afirmando que, en realidad, la gente es muy lista y no es tan fácil engañarle. No es preciso destacar que estos estudios fueron pagados por la Administración Americana, es decir, por los impuestos de la gente: y nunca es bueno llamar estúpido al que te paga.

O al menos, hacerlo claramente. Mientras en Europa la estupidez de la gente (aspecto este en el que siempre han estado de acuerdo todos los científicos sociales; ¿cómo creen, en caso contrario, que justificarían su existencia y su sueldo?) se revestía de una gruesa capa de marxismo y alienación, en EE.UU. todo era distinto: si de algo no se podía revestir la estulticia del cuerpo social era, precisamente, de dialéctica marxista: era preciso inventarse algo, porque tampoco era solo cuestión de colocar bien a la gente.

Entonces surgió la Agenda Setting. Básicamente, la teoría es una vuelta a la consideración de los medios como todopoderosos, pero en este caso no porque manipulen a la gente sino porque marcan la "agenda" de temas sociales, es decir, en un mundo en que toda la información nos llega a través de los medios, son éstos los que deciden la percepción de la realidad social que tiene la gente. Por tanto, se consigue la cuadratura del círculo: la gente es manipulada por los medios, pero en apariencia no porque sea estúpida (y en la práctica justamente por eso, porque sólo un gilipollas de pro, dirían los científicos sociales, podría tragarse todo lo que dicen los Medios de Comunicación.

La teoría, hay que confesarlo, es sugestiva. La homogeneización de los Medios, el desarrollo de los mismos y la masificación de la sociedad han soportado consecuencias en principio muy negativas: todo el mundo tiene acceso a mucha información, pero esta información es siempre la misma: vivimos en un mundo en el que estamos desinformados por el exceso de información, esto es, vivimos en una realidad que nos es suministrada por los Medios y somos incapaces de ver más allá de ellos.

Por fortuna, la Agenda Setting olvida un concepto fundamental en su formulación: el pluralismo, la existencia de proyectos periodísticos contrapuestos con informaciones diferentes. Aunque bien es cierto, podríamos decir, que la práctica nos demuestra día a día que la inmensa mayoría de los Medios de Comunicación ofrecen un discurso homogéneo, castrante y falocrático, en suma, una porquería de información que los tiene a Ustedes manipulados; o, mejor dicho, a toda la población salvo a Ustedes, porque afortunadamente aún existen islotes de información de calidad, verídica y tratada con seriedad, que vivifican la función pública de la prensa. Naturalmente, estoy hablando de La Página Definitiva, porque, en efecto, aquí quería llegar (como ven, incluso nosotros manipulamos cuando podemos).

Agenda-setting: investigaciones sobre el primero y el segundo nivel

Cuando en 1972 McCombs y Shaw formularon por primera vez la teoría del efecto agenda-setting, introducían una modificación sustancial en la investigación sobre los efectos de los medios de difusión en la opinión pública [1] . Afirmaban que, al contrario de lo concluido por la teoría de los efectos mínimos, los medios de difusión sí influyen en las audiencias. Tomaban como punto de partida la observación de Cohen: "Puede ser que (la prensa) no tenga éxito la mayor parte de las veces en decirle a la gente qué pensar, pero tiene un éxito sorprendente al decirle a los lectores sobre qué pensar". Y confirmaban la propuesta de Walter Lippmann: los medios hacen de "puentes" entre el "mundo exterior" y "las imágenes que tenemos en nuestras mentes".

Con la teoría de la agenda-setting se consolidó un método empírico para mostrar cómo los medios de difusión consiguen transferir a sus audiencias la lista jerarquizada de los "temas" o "problemas" más importantes para la sociedad. Mediante el análisis de contenido de los medios y el sondeo a la audiencia se descubre que, en efecto, existe una elevada correlación entre los temas a los que dan importancia los medios de difusión y los temas que interesan a sus audiencias.[3]

Comunicación Organizacional

Al entender que las organizaciones son “sistemas abiertos conectados por flujos de información entre personas que ocupan diversos roles y posiciones”, el campo de la comunicación organizacional se erige como fundamento para mejorar no sólo el clima laboral de una empresa, sino igualmente su transparencia y proyección. [4]

Hoy día, los niveles directivos deben enfrentarse a la realidad de empleados no informados y poco comprometidos, de equipos de trabajo distantes, de mensajes inoportunos y, en general, de estructuras de comunicación débiles. Existen autores que hablan de la Comunicación como uno de los tres elementos claves del liderazgo como arte de movilizar personas con talento -los otros dos son “empoderamiento” y soporte-. Por otro lado, se sugiere diseñar estrategias para recuperar creencias, valores y actitudes de la organización y así adaptarlas a los cambios que en ella se vayan generando.[5]

Lograr lo anterior requiere primero de una claridad en la definición de comunicación organizacional, que algunos llaman “el proceso de crear e intercambiar mensajes a través de una red de relaciones interdependientes para asimilar factores de incertidumbre”. Otros consideran la comunicación como una herramienta de trabajo con la cual los individuos pueden entender su papel y desempeñarse de acuerdo a él en la organización. El sentido de estas definiciones ha apuntado tradicionalmente a considerar tres patrones formales en el campo de la Comunicación: la descendente, que hace referencia a las instrucciones, políticas y objetivos que se comunican desde la dirección a los empleados; la ascendente, que recoge los resultados de desempeño, la aceptación de decisiones y el planteamiento de observaciones y sugerencias y la horizontal, como posibilidad para que personas del mismo nivel coordinen entre sí y resuelvan problemas, encuentre soluciones y compartan información.[6]

A lo anterior, denominado Comunicaciones Internas, se suman igualmente las Comunicaciones Externas, que se refieren al intercambio de mensajes de la organización a una audiencia o público por fuera de ella. De esta manera, las organizaciones crean, refuerzan y redefinen su imagen para promover servicios y ganar reconocimiento. Los campos de realización en Comunicaciones Externas se conocen como imagen corporativa, publicidad, relaciones públicas, alianzas estratégicas, jefatura de prensa, etc.

Estas tendencias en Comunicación Organizacional son reforzadas con argumentos como “las grandes ideas gerenciales se reducen a meras reflexiones personales si el gerente no las pone en ejecución por medio de la Comunicación” y “sin mensajes que provengan de la base, sin conocer lo que opina y piensa el personal, la manera de administrarlo y obtener resultados de éste será parcial y limitada” Igualmente, los autores resaltan que es importante fomentar la Comunicación Horizontal para coordinar el trabajo, dar apoyo a los empleados y “controlar el poder”. Por último, se aspira a que la proyección a públicos externos sea clara, unificada y consistente.[7]

Algunos autores también representan al gerente como mediador en el proceso de comunicación con sus subordinados, entre tanto los procesos de enlaces entre los ámbitos que sugieren los medios de Comunicación Masiva o no, señalan que existen numerosos recursos con los cuales cuentan los directivos para desarrollar dichos procesos. Los principios teóricos hasta aquí enunciados tienen validez en cuanto son inherentes a la estructura de organizaciones tradicionales. Sin embargo, la dinámica de las empresas debe conducir a plantear un modelo único que se inspire en su misión y visión y se sustente tanto en el diagnóstico de necesidades como en las líneas de acción y reflexión propuestas. En este sentido, la Oficina de Comunicaciones de la cualquier Empresa debe apuntar a un concepto de la Comunicación como proceso donde informar, entender y comprender sigue un orden lógico. El reto está en llegar más allá de la información y lograr, con el acto de comprender, la apropiación de objetivos y el posterior compromiso. [8]

De esta forma, lo que interesa aquí no es sólo identificar los canales donde fluyen la información dentro las empresas, sino sustentarlos en un conocimiento juicioso y objetivo de todas las instancias que la integran. Es concebir la Institución de manera integral y responder a una cultura empresarial que presupone la participación de directivos, administrativos, operarios, auxiliares y otras instancias dentro de la Empresa.[9]

Del proceso de la Comunicación:

Cada situación de la comunicación difiere, en algunos puntos, de cualquier otro similar. En el proceso de la Comunicación intervienen diferentes elementos que componen su desarrollo.

Así todas las Instituciones requieren el proceso y la habilidad de comunicarse y no sólo aquellas que se considera que están orientadas hacia el desarrollo de estrategias encaminadas a estrategias para el proceso de la Comunicación. Es más fácil reconocer la importancia de la Comunicación que definir este término. Si analizamos detenidamente lo que ocurre cuando las personas tratan de comunicarse, encontramos algunas pistas que explican por qué algunos intentos tienen éxito y otros no. [10]

Los modelos de la Comunicación

Los modelos son de gran ayuda a la hora de tener que estudiar la complejidad de la Comunicación. En este ensayo presentaré diferentes tipos de modelos y sus características a lo largo de la historia, puesto que como veremos a lo largo del mismo, cada uno tiene su propia característica sobre un elemento en común. Enfocarnos como por ejemplo en un emisor o en un receptor, al mensaje en sí o a las fallas que existen en los significados.

Gebner, profesor y director de la Escuela de Comunicaciones Annenberg, Universidad de Pennsylvania, presenta un modelo de mayor complejidad que el modelo de Shannon y Weaver. Plantea que el mensaje es un tipo de “realidad” y que podemos encontrar problemas de percepción y significado. En este modelo podemos encontrar dos dimensiones alternativas: la perceptual o receptiva y la comunicativa o de medios y control.[11]

La dimensión horizontal empunta a que la percepción humana no es una simple percepción de ideas, sino un proceso de interacción y negociación. Los conceptos internos o patrones de pensamientos se han desarrollado como resultado de nuestra experiencia cultural; la coincidencia de estímulos internos y externos del pensamiento creando un significado. Por ejemplo, en medio del discurso de un profesor, el sonido se acopla y la recepción del mensaje que el profesor trata de entregarnos no es clara. Por un momento nos sentimos extraños, pero ya cuando arreglan el sonido comenzamos a hilar nuevamente la idea que éste trataba de explicar. Esto produjo que nuestra percepción no involucrara nuestro innato impulso de comprender y organizar, por ende en ése momento no existía sentido alguno. “Esta coincidencia o empate es controlado por nuestra cultura: nuestros conceptos internos y patrones de pensamientos se han desarrollado como resultado de nuestra experiencia cultural”.

La dimensión vertical en cambio, orienta a que el mensaje está compuesto por la señal y la forma que toma mas contenido, creando un concepto unificado de relación dinámica e interactiva. En ésta dimensión el Comunicador se preocupa fundamentalmente de que la señal sea la más asertiva con respecto al contenido. “No hay contenido antes de la forma; y el intento de encontrar una diferencia entre forma y contenido es en sí mismos un ejercicio muy dudoso”. En la dimensión vertical se seleccionan las “vías”; canal y medios de comunicación y la percepción, que nunca será una reacción amplia y completa de un hecho.

En el concepto de acceso, el receptor es quien percibe el enunciado de un hecho o una señal. En este caso el significado no está en el contenido del mensaje, sino en el resultado de una interacción o transacción entre el receptor y el mensaje. Se puede explicar entonces, que en este caso el receptor le advierte al mensaje sobre sus necesidades y conceptos derivados de su propia cultura y subcultura, es como el receptor va a relacionar el mensaje y encontrar un significado. Por otro lado, la disponibilidad obedece a otro tipo de selección; en este caso el comunicador es quien selecciona el tipo de mensaje y a quien se lo dirigirá. Por ejemplo, en la televisión o en el cine existe la censura y de acuerdo al contenido a censurar, se le pone un mínimo de edad al programa o película a mostrar en pantalla.[12]

En conclusión, el modelo de Gebner acepta múltiples ampliaciones y permite incluir agentes humanos y mecánicos en el proceso. Define la Comunicación como la transmisión de mensajes y plantea la razón del significado.

Lasswell, uno de los primeros en investigar seriamente el efecto que provocan los medios en los electores, crea un modelo lineal y define la Comunicación como la transmisión de mensajes e incita el asunto de los efectos, mas que el significado (es la versión verbal del modelo de Shannon y Weaver). Efecto es el cambio, analizable y calculable en el receptor y causado en el proceso. El modelo de Newcomb (1953), es el primero de los modelos en presentar el rol de la comunicación en una sociedad o en una relación social. Este rol se presenta como el mantenimiento del equilibrio dentro del sistema social y deja expuesto, aunque no lo hace evidente, que la gente necesita información.[13]

El modelo de Westley y MacLean (1957), tiene como base el modelo de Newcomb, pero con dos cambios esenciales; introducen la función comunicativa-editorial, el que y como se comunicará y acerca el modelo a una forma mas lineal. Este modelo para su prolongación racional, depende totalmente de los medios masivos.

Jakobson, lingüista ruso-estadounidense, considerado como uno de los renovadores de la lingüística moderna y creador de la fonología, propone un modelo interesado especialmente en el significado y en la estructura interna en un mensaje. Este modelo presenta factores constitutivos en un acto de comunicación (remitente, contexto, mensaje, contacto, código y destinatario) y las distintas funciones de estos factores en el lenguaje (emotiva o expresiva, referencial, poética, fática, metalingüística y connotativa).

Los modelos vistos a lo largo de este informe, ven la comunicación como un proceso, “ilustran la naturaleza y el propósito de construir modelos”. Los modelos son una forma de ayudarnos a entender la comunicación, representando ciertas características. La gran problemática que puede presentar, es su imprecisión al responder cuales son sus verdaderos propósitos. Por esto, cabe destacar que al estudiar un modelo hay que tener en cuenta sus limitantes.[14]

Principios de la comunicación

El modelo de la comunicación que ilustra la figura 1 todavía no esta completo. Es importante señalar la relevancia de la acción en proceso para lo cual cada individuo mantiene un papel esencial dentro del rol que maneja esta situación.

La comunicación es inevitable

La definición más relevante de la comunicación es que “ uno no puede dejar de comunicarse”. Dentro de cada proceso las personas interactúan con otros seres y/o situaciones que lo obligan a expresarse en diferentes mecanismos la construcción de mensajes nuevos o renovados según cada situación. Es así como cada persona se comunica por medio de mensajes directos donde la información fluye rápidamente sin inconvenientes de ningún orden. También conocida como mensajes de contenido, alberga la dirección del mensaje frente a la comunicación planteada; pero en un ámbito menos evidente, los Comunicadores también intercambian mensajes de relaciones (señales que indican lo que una parte siente hacia la otra).[15] Estos indican una serie de actitudes; una importante afinidad, esto es, el grado de simpatía que el comunicador siente por la otra persona en general, o el mensaje particular enviado.

Redes informales de comunicación

Hasta este momento hemos hablado de las redes que la Gerencia ha creado en las organizaciones. Los organigramas describen algunas formas de desempeño entre las personas en las empresas, pero no dan cuenta de la situación completa, ni siquiera de la parte más importante. Además de los nexos formales, existen en toda organización redes informales de comunicación, es decir patrones de interacción basados en amistades, proximidad e intereses compartidos, de tipo personal o profesional.

Redes que por lo general son poco utilizadas por las organizaciones formales, ya que se consideran de cierto tipo, de fácil manipulación por parte de sus integrantes. Sin embargo, esta misma condición corresponde a la necesidad de intervenir este canal para lograr acceder a toda la comunidad. Algunos Comunicadores aseguran que los contactos informales son el principal medio de comunicación en una Empresa. En el desarrollo de la investigación veremos en el siguiente capítulo como en la Fundación Universitaria del Área Andina, 57 % de los encuestados utilizan los medios informales para difundir la información y de ese porcentaje el 90% determina que le tiene bastante fidelidad a este canal de comunicación.

La información es la materia energética de la sociedad y, dentro de una Empresa, se convierte en un instrumento estratégico para operar sobre la realidad y el futuro del negocio. Los nuevos modelos en comunicación interna exigen una revalorización de aquellos agentes productores de discursos "no oficiales" que habitan dentro de la amplísima red tejida por las relaciones informales. La aceptación de esta red como parte integrante y necesaria de la vida organizacional será el primer paso a dar para aprovechar la riqueza de sus canales y transformar su comunicación en una ventaja competitiva.


Redes y canales


Dentro de una organización podemos definir la Red Formal (RF) como aquella que entrelaza a sus miembros siguiendo una estructura jerárquica o predeterminada. El mejor ejemplo de Red Formal se plasma en el organigrama de cualquier Empresa.
Por el contrario, una Red Informal (RI) vincula a sus integrantes obedeciendo solo a la empatía natural que entre ellos se genere, independientemente del cargo o posición que ocupen. En una Red Informal no sólo no cuenta el organigrama, sino que incluso, de modo solapado, emerge otra jerarquía, una jerarquía "paralela". Desde luego no todas las organizaciones favorecen de igual modo el surgimiento de Redes Informales; pensemos, por caso, en una organización de tipo religiosa o militar donde el peso de lo formal es muy fuerte y coercitivo. Pero incluso en estos ejemplos, las Redes Informales se despliegan porque la interacción humana necesariamente desborda lo preestablecido, y está bien que así sea. Las Redes Formales e Informales operan con dos tipos de canales de comunicación:


Canales de Comunicación Formales (CCF)

Canales de Comunicación Informales (CCI)


Los Canales de Comunicación Formales se circunscriben a la Red Formal y cruzan (o deberían cruzar) el organigrama de la Empresa siguiendo cuatro trayectorias: ascendente, descendente, horizontal y diagonal. Cada uno de estos recorridos favorece el contacto entre distintos niveles, departamentos y áreas de la organización, al tiempo que persiguen la consecución de objetivos particulares: construcción de identidad, consenso, participación, feed-back, cohesión, trabajo en equipo, etc. La conquista de cualquiera de estos objetivos es posible gracias a que los CCF son diseñados y administrados por la Empresa, ejerciendo de este modo un control significativo sobre la información que por ellos circula.

En contraste, los Canales de Comunicación Informales responden a una Red Informal y no son planeados. Si bien es cierto que las Redes Informales no son ajenas a la Comunicación Formal (no olvidemos que pese a su espontaneidad están insertas dentro de una Red Formal y por lo tanto son permeables a sus canales), desbordan la estructura de la organización y abren canales alternativos por donde hacer circular su propia información. La Red Informal no solo interpreta y reinterpreta la información "oficial" (cuando la hubiere), sino que además produce su propia información "no oficial". Ciertamente, esta facultad es la que mas incomoda al management de cualquier organización: ¡Cómo es posible que la información que se genera en y sobre la Empresa no provenga exclusivamente de sus fuentes oficiales!

En el proceso continuo y tal vez inconsciente de desvalorización de las Redes Informales, los cuadros directivos han caído en el error de condicionar la comunicación a un organigrama de jerarquías donde solo el nivel superior tiene la palabra. Este monólogo unidireccional les impide aprovechar en su totalidad el potencial y las ideas que pueden aportar sus empleados. Así, la comunicación termina por centrarse en los canales convencionales (léase: formales y descendentes), eliminando el feed-back y los canales alternativos.

Lo curioso es que, sin salirnos del organigrama ni de la Red Formal, se pueden establecer trayectorias ascendentes, horizontales y transversales de comunicación. Pero si el management no se atreve siquiera a abrir nuevas direcciones de canales formales... ¿por que intentará trabajar dentro del "misterioso" territorio de lo informal?

Redes de la comunicación:

Las redes de la comunicación definen los canales por los cuales fluye la información. Los canales de una organización pueden ser Formales o Informales y cada uno tiene un uso respectivo dentro de la Empresa. Las redes Formales son generalmente verticales, siguiendo la cadena de autoridad y limitadas con las comunicaciones con las tareas empresariales. Por el contrario, las redes informales no son rígidas en su dirección, puede tomar cualquiera, saltar niveles de autoridad y seguramente satisface necesidades sociales de los miembros internos de la organización, por ejemplo los rumores o chismes.

En cuanto a las redes informales la información puede correr entre los miembros en forma de chisme o rumor, no es controlada por la gerencia y es percibida para los empleados como más confiable y creíbles que las informaciones emitidas por la gerencia a través de las redes formales, Los rumores emergen como una respuesta a las situaciones que son importantes para nosotros, donde existe la ambigüedad y en condiciones que crean aprensión, por ejemplo el secreto y la competencia que típicamente prevalecen en las organizaciones alrededor de los temas como la designación de nuevos jefes, reubicación de las oficinas y nuevas asignaciones de trabajo.

Es importante entender que el chisme es una parte de la red de información de cualquier grupo u organización, le muestra a los Gerentes aquellos temas que los empleados consideran importantes y provocadores de ansiedad, de esta forma el Gerente puede minimizar las consecuencias negativas de los rumores al limitar su rango e impacto.

Sugerencias para reducir las consecuencias negativas de los rumores:

· Anuncie los programas de tiempo para tomar las decisiones importantes

· Explique las decisiones y los comportamientos que podrían parecer inconsistentes o secretos.

· Enfatice las desventajas, como también las ventajas, de las decisiones actuales y los planes futuros

· Discuta abiertamente las posibilidades en el peor de los casos - casi nunca constituye una provocación de ansiedad ni una fantasía no hablada

Elección del canal adecuado

La preferencia de un canal sobre el otro depende de si el mensaje es rutinario o no rutinario. El primer tipo de mensaje tiende a ser directo y con un mínimo de ambigüedad mientras que los no rutinarios son complicados y tienden a confundir. Los Gerentes pueden comunicar los mensajes rutinarios a través de los canales que no poseen mucha riqueza (Panfletos, boletines, informes generales, memorandos y cartas), mientras que pueden comunicar los mensajes no rutinarios a través de los canales ricos como el correo electrónico, teléfono y conversaciones cara a cara. Un gerente de alto rendimiento estará mas sensible a la adecuada selección del canal a la hora de transmitir la información.

Barreras para la comunicación eficaz

La filtración es la manipulación de la información del emisor para que sea vista mas favorablemente por el receptor. Los intereses personales y las percepciones de lo que es importante de aquellos que resumen están presentes en los resultados de la información, lo que hace imposible que los receptores consigan información objetiva. Mientras mas vertical es la estructura de la organización mas posibilidades de filtración habrá.

Percepción selectiva en el que los receptores ven y escuchan en forma selectiva basados en sus necesidades, motivaciones, experiencia, antecedentes lo que no permite que se perciba la realidad y en su lugar se interprete según el parecer de cada cual.

Defensa: Cuando el receptor se siente amenazado, tiende a reaccionar en formas que reducen su habilidad para lograr entendimiento mutuo, respondiendo en formas que retardan la comunicación eficaz

Lenguaje: La edad, la educación y los antecedentes culturales son variables que influyen en el lenguaje usado por una persona. Las palabras significan diferentes cosas para diferentes personas lo que crea dificultades en la comunicación.

Recomendaciones para una comunicación eficaz

El Presidente o Gerente debe comprometerse en la filosofía y el comportamiento, con la noción de que comunicarse con los empleados es esencial para el logro de las metas de la organización.

· Asociar las acciones con las palabras

· Comprometerse con la comunicación de dos vías (descendente y ascendente)

· Enfasis en la comunicación cara a cara

· Mantener a los miembros de la organización informados de los cambios y decisiones dentro de la organización

· Dar confianza y valor a los empleados para comunicar malas noticias

· Diseñar un programa de comunicación para transmitir la información que cada departamento o empleado necesita

· Luchar porque la información fluya continuamente

La comunicación y la visión

Todo proceso organizacional se rige hacia el futuro por una visión, todo proceso organizacional se desarrolla a través de la comunicación, por lo tanto la comunicación y la visión son determinantes en la dirección y el futuro de la organización.

La comprensión de la visión es particularmente clave para el ejercicio de la Comunicación Gerencial y Empresarial, pues integra una comunidad de visiones y pensamientos en torno a una visión particular.

Una buena visión mal comunicada no tiene sentido o también una visión deficiente puede ser mejorada y potenciada con una excelente comunicación.

La potencia de la visión está en los efectos de su comunicación, una de las razones principales de la Comunicación es desarrollar la visión común.

Un líder centra la atención en la coalición de los grupos sobre la ilusión de la visión, en la motivación e inspiración para mantener a la gente emocionada en la dirección de futuro visionado y en la orientación hacia el mañana y el otro lugar apelando a la emoción de permanecer. El líder comunica una visión de promesa, ilusión y futuro y logra que los empleados se identifiquen con ella trabajando día a día para lograrla y todo esto gracias un proceso exitoso de comunicación.

¿Formal versus informal?


Las Redes y los Canales Formales e Informales son complementarios, se necesitan mutuamente. Sin embargo, esto no significa que su convivencia sea pacífica y que no deban tomarse ciertas precauciones. Por ejemplo, muchos inconvenientes surgen cuando la información que circula a través de los CCI supera a aquella que se emite en forma "oficial". Pensemos que sucede cuando los empleados se enteran sistemáticamente de las noticias (principalmente de las negativas) a través de rumores o comentarios: se extiende un clima de incertidumbre que se traduce en desmotivación y pesimismo.

Lamentablemente, se acusa a la comunicación "no oficial" de provocar estas situaciones. No es extraño escuchar a muchos directivos afirmar que la culpa de todo la tiene el "radio-pasillo". Lo cierto es que -aunque parezca una perogrullada decirlo- las Redes y los Canales no son ni buenos ni malos. Es esencial derribar los prejuicios y "convencer" al management de que las Redes Informales, los CCI y la información que difunden no son algo negativo per se. Tan solo si los CCI adquieren un rol dominante podemos hablar de problemas serios de comunicación interna.

Aquí radica la importancia de trabajar desde la prevención y analizar el estado, magnitud y funcionamiento de las redes para elaborar políticas de comunicación exitosas. Aún a riesgo de ser reiterativo: el objetivo no es "destruir" las Redes Informales sino prestarles la atención que se merecen para que sus canales (y la información que difunden) no se conviertan en un problema.


La información es una necesidad


Sin ánimo de fijar un axioma, se puede garantizar que la comunicación informal crece cuando la comunicación formal es insuficiente. Los CCI incrementan su influencia cuando la comunicación oficial es escasa, incoherente, inverosímil o llega fuera de tiempo y lugar.

¿Por que se da esta relación inversamente proporcional? Porque el hombre es un animal que no puede vivir sin certezas, aunque sean -valga el oxímoron- inciertas. Entonces, la información "no oficial" es llamada a "rellenar" la incertidumbre que provoca la desinformación.

Si una organización comunicara en tiempo y forma no le dejaría más que un lugar secundario a los CCI. O mejor aún: podría promover una rica y beneficiosa comunicación informal aprovechando los enormes recursos que brinda.

No obstante, y pese a todas las previsiones, siempre "explotan" algunos sucesos extraordinarios que desbordan las estructuras. Frente a estas situaciones, la misión es canalizar rápidamente dentro de la Comunicación formal toda aquella información generada informalmente para que trascienda ese nivel. Por ejemplo, si se advierte que circula un rumor, salir a desmentirlo o confirmarlo sin pérdida de tiempo.

Por último, tengamos en cuenta que mientras las RI y los CCI nacen en el intercambio diario y permanente entre los empleados, la RF necesita ser construida ya que es una estructura artificial. Por su parte, los CCF deben implementarse y sostenerse, y la comunicación formal debe emitirse y legitimarse.

En síntesis, lo formal demanda de la organización una puesta activa de recursos, tiempo, planificación y coherencia.

La ética comunicativa (también llamada ética dialógica o discursiva) fue un concepto acuñado por Jürgen Habermas para describir aquellas acciones que persiguen el consenso, la cooperación y el entendimiento.

Una comunicación interna bien diseñada intentará establecer en la práctica una convivencia que respete e integre los territorios de lo formal y de lo informal. A través de una relación receptiva y abierta con el entorno, la empresa estará en condiciones de aprovechar algo más que la "mano de obra" de sus empleados: podrá sumar y convertir en una ventaja competitiva la imaginación, inteligencia e iniciativa de todos ellos. Pero para lograrlo, será menester:

a) Evaluar si los Canales de Comunicación Formales responden a los requerimientos que demandan los empleados.

b) Sacar a la luz y respetar el funcionamiento de las Redes Informales.

c) Recuperar el sentido original de la palabra "Comunicación".

Después de todo, la riqueza que se genera en la interacción espontánea y cotidiana es un capital demasiado valioso para ser desperdiciado.

Políticas y estrategias de Comunicación

Cuales son los medios para distinguir dos grandes niveles: el nivel 1, que esta determinado por unos factores que aunque no queramos están comunicando. Nos referimos al propio producto que dice cosas con su etiqueta, folleto, etc.[16] En un momento y otro todo hemos pensado que hubiera sido mejor tragarnos palabras que lamentamos haber pronunciado. Por desgracia, eso no es posible. Nuestras palabras y hechos quedan registrados en la memoria de otros y no podemos borrarlos. Los mensajes con algún tipo de intensión repercuten en ciertas acciones que mejoran o empeoran las condiciones de laborales de cualquier medio o institución. Y este mensaje, por lo general, siempre será muy complicado retrocederlo.

La comunicación por lo tanto no se trata de un acto mecánico, donde la técnica se convierte en un cuchillo fácil de cortar. No es correcto hablar de un acto de comunicación como tal, enviar y recibir mensajes fuera ser una acción simplista de la situación que no implica una situación especial. La construcción de elementos que constituyen la comunicación, donde intervienen diferentes elementos constituyen en sí un proceso donde de conjugar cada una de las estrategias que fundamentan la constitución del intercambio de cada uno, por lo cual no ocurre en forma aislada y simple.

Además la comunicación, por su origen y desarrollo puede mejorar los baches y mejorar el camino hacía el éxito, pero no siempre le conseguirá lo que usted quiere. Si la calidad de la comunicación es mala, es probable que los resultados sean decepcionantes. Esto explica por qué algunos problemas se agravan mientras más se discuten. Los malos entendidos y los resentimientos aumentan cuando las personas no se comunican bien. Incluso, ni la comunicación eficaz resuelve todos los problemas. En algunas situaciones en las cuales una parte entiende perfectamente a la otra y, sin embargo, no están de acuerdo. Es importante que usted entienda estas limitaciones cuando empieza a estudiar la comunicación en el trabajo. Mejorar sus habilidades en la materia incrementará su eficacia, pero no es un remedio para todo.

Pero también hay otros elementos que comunican: los vendedores, que no paran de decir cosas. Los otros colaboradores de la empresa no vendedores, pero en ocasiones tiene relación con nuestros clientes, consumidores, vía teléfono, contestación de cartas más o menos rutinarias, etc.

Finalmente, las propias instalaciones de la empresa, oficina, fábrica, delegaciones, etc, que también transmiten un determinado flujo de información.

COMUNICACIÓN: “conjunto de mensajes e informaciones enviadas por las empresas, hacia sus clientes actuales y potenciales, proscriptores, consumidores actuales y potenciales y público en general con determinados objetivos comerciales”. [17]

El segundo nivel implica una serie de actividades que podemos o no, emplear, son voluntarias, nos referimos a la publicidad, a las relaciones públicas y a las propias actividades de promoción. La empresa es una, el producto es uno. La comunicación debe ser también única. Debe haber una coherencia total en la comunicación de la empresa. Lo que debe evitarse es: La heterogeneidad y el anarquismo en la comunicación. Esta incoherencia es fatal para la clientela que no hará más que desorientarse.

El poder de la negociación

¿Qué es negociar?, negociar es una de las tres posibles soluciones a un conflicto o a una diferencia de intereses. Es el proceso de ponerse de acuerdo con el otro para resolver la diferencia. La segunda solución al conflicto es recurrir a un tercero como árbitro o juez, apelar a reglamentos, derechos y justicia. Finalmente está la acción unilateral, que revierte en quien es mas fuerte, a ver el otro que hace. Esta última engendra agresión o violencia y es frecuentemente, como es visto en este documento, la solución colombiana a los conflictos y diferencia de intereses.

Muchos piensan que negociar es una actividad de empresarios o de políticos. Pero cada vez es más claro que negociar es un acto cotidiano, de vivir entre contradicciones y acuerdos con otros, un tejido fundamental en la existencia humana.

El Mientras que interactuamos en nuestra oficina, la casa, la calle, siempre buscaremos la forma de comunicarnos, independientemente de cual sea nuestra intensión y más aún sea cual fuese la actividad económica en la cual nos desempeñamos. La senda o el pasaje que cualquier ejercicio de autoridad y liderazgo encamina, permite el progreso de una forma, estado o formación a otra forma, estado o realidad.

El verdadero liderazgo es el que encamina el progreso de un estado a otro superior. Esto es también la esencia de la transformación, que es el paso preliminar a la verdadera innovación, que actualiza y asegura la organización”.

Agresión en la comunicación

Este fenómeno que le ocurre a un 20% de la población puede causar problemas en la comunicación, ya que provoca en el emisor un temor al momento de hablar o escribir lo que puede desencadenar que éste recurra a los medios inadecuados para comunicarse y así evitar este conflicto pero que a su vez se traduce en otros problemas. Por ejemplo el supervisor de un departamento puede recurrir a memorandos o cartas para transmitir mensajes, cuando una llamada suele ser no solo mas rápido sino también más apropiado.

Por todo esto debemos estar conscientes de que existe un grupo de personas en las organizaciones que limitan severamente su comunicación oral y racionalizarán su práctica al decirse a ellas mismas que no se necesita tanta comunicación para que hagan su trabajo con eficacia.

Para lograr que una organización posea una buena comunicación interna y externa es muy importante fijar atención en esta área de forma tal que se pueda aplicar correctivos mediante cursos instructivos, seminarios, actividades en grupo etc., a tiempo.

Diferencias en la comunicación

Es común que hay diferencias, que se pueda escoger entre distintas posibilidades de resolver un problema. Negociamos la hora de llegada a la casa, el canal de televisión, el turno en el baño, la presa de pollo, quien lava los platos, lo que esperamos y nos comprometemos con nuestra pareja, a donde vamos por la noche….y también que hacemos en vacaciones, quien usa el carro, o la salida del domingo.

¿Cuándo se resuelve un conflicto mediante la negociación?

Desde hace mas de una década se ha venido desarrollando una nueva manera de negociar que es y que rompe los cánones tradicionales. Para negociar se necesita que haya intereses en conflicto, pero también una zona de conveniencia mutua donde la diferencia pueda resolverse. Como se dijo, al sistema legal, o si estamos orientados hacia el conflicto, recurrimos a la fuerza, al poder, la acción unilateral puede revertir en el campo de la violencia o de la demanda legal.

Cada persona tiene su teoría implícita de negociación, resultado de las experiencias de su vida familiar, de sus relaciones con sus amigos y vecinos, pues a lo largo de su vida desarrolló esta manera de manejar conflictos.

De una manera mas general se pueden distinguir conflictos. De una manera más general se pueden distinguir dos escuelas sobre negociar: la tradicional, llamada también distributiva, posicional o competitiva y la nueva teoría de la negociación que se llama también integrativa, por intereses, por principios, cooperativa, gana – gana o de beneficios mutuos.

La primera es esencialmente un proceso de regateo, en el que se pone énfasis en la distribución de lo que se negocia, bajo el supuesto de que lo que uno gana lo pierde el otro. La nueva teoría de la negociación trata de redefinir el problema mediante un intercambio de intereses para conseguir una ampliación de resultados para ambas partes. Esta es una tendencia internacional en los diversos campos de la negociación.

Los colombianos por lo general piensan que negociar es solucionar un conflicto que requiere sacrificio de una de las partes, pero prefieren hacerlo de una manera amistosa, informal; su concepción de negociar es el regateo, pedir mucho para que me den algo, no nos distinguimos por la preparación de las negociaciones, pero somos muy buenos improvisando. Planteamos negociaciones a corto plazo, aunque somos muy flexibles cuando sobre el tiempo se refiere. Somos emocionales y por lo general utilizamos tácticas de poder para persuadir, pero nos arriesgamos y confiamos en la contraparte si se siente afinidad y se desarrolla amistad.

En una negociación distributiva el negociador inicia con una demanda exagerada, y se hace el fuerte y desinteresado en llegar a una solución. No dice lo que mas le interesa, se basa en una posición de fuerza real o pretende que así es para ganar terreno, dentro de la discusión que busca algún fin. Este procedimiento de negociación parte del supuesto de que una negociación es un juego matemático de suma cero, es decir, lo que gana uno lo pierde el otro. Esta premisa es falsa en la mayoría de las situaciones de la vida real.

Era agosto de 2003. El entonces representante comercial de Estados Unidos, Robert Zoellick, vino a hablar con el gobierno del presidente Álvaro Uribe y los principales líderes gremiales sobre un tema muy especial. Quería calibrar de primera mano cuál era la disposición real de Colombia en negociar un tratado de libre comercio con su país. Zoellick habló sin tapujos y con franqueza: cualquier acuerdo debería ser consistente con los otros que Estados Unidos había firmado anteriormente. Esa era una condición inmodificable, el punto de partida de cualquier negociación.

Colombia dijo que estaba bastante interesada. La pregunta de Zoellick representaba el logro de un objetivo que se había trazado Colombia desde finales de 1993, cuando la administración del Presidente César Gaviria les manifestó a los gringos que aspiraba a seguir los pasos de México, el primer país latinoamericano en acordar un tratado comercial con Washington.

Hoy, 26 meses después de la visita de Zoellick, llegó el momento para que Colombia decida si ese anhelo de hace por lo menos 12 años, valió la pena. La próxima semana se realiza en Washington D. C. la décima tercera y probablemente última ronda de negociaciones para un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos y Colombia, Ecuador y Perú. Las cartas están sobre la mesa.

Tras múltiples encuentros e intercambio de propuestas, ya cada lado sabe lo que busca el otro, sus debilidades y sus fortalezas. Las presiones son inmensas, especialmente en estos momentos en Colombia. Hay marchas y protestas que van desde la defensa de la cultura hasta iniciativas de recoger firmas solicitándole al gobierno no suscribir el acuerdo. El tema es álgido: ningún sector quiere ser el 'sacrificado' del acuerdo.

Para nadie es un secreto que los más nerviosos se encuentran en los sectores agrícola, salud y propiedad intelectual (ver recuadro). Esta creciente ola de descontento motivó la realización, el fin de semana pasado, de un Consejo Comunal extraordinario del Presidente Uribe sobre el TLC. Ante tanta oposición y la falta de acuerdo en varios puntos clave, lo lógico y menos traumático parecería ser posponer cualquier decisión hasta cuando se resuelvan las crecientes dudas. En realidad, esa opción sólo es viable si existiera una garantía de que en un futuro las condiciones fueran más favorables para los intereses colombianos. Sin embargo, se vislumbra un futuro político bastante

adverso para el tratado.

Aunque parezca increíble, Botswana, Lesotho y Swazilandia se podrían convertir en duros competidores para Colombia en el mercado norteamericano. Estos países, que ni siquiera están en las cuentas de nadie, avanzan actualmente en negociaciones bilaterales con Estados Unidos y son una muestra de como cambiará el comercio mundial en los próximos años. En el mismo proceso están Panamá, Namibia, Suráfrica, Emiratos Arabes Unidos, Omán y por supuesto, Ecuador y Perú.

Como si fuera poco, otras 15 naciones -Israel, Jordania, Marruecos, Singapur, Australia, Bahrein, Canadá, Chile, Mexico, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua y República Dominicana- ya firmaron acuerdos de libre comercio con Estados Unidos y están entrando sin aranceles en el mercado norteamericano.

Pasar por alto esta realidad puede representar un duro golpe para los intereses nacionales. Más que un privilegio, firmar un TLC con los USA es la única oportunidad que tiene Colombia de poder competir en igualdad de condiciones con otros países que ya firmaron tratados similares con Estados Unidos y varios mas que están en fila para hacerlo.

No se trata de un asunto menor. Sin opciones para venderle al mercado norteamericano, muchos empresarios colombianos buscarán países que cuenten con facilidades comerciales para exportar hacia la economía mas grande del mundo, entre ellos los casi 10 centroamericanos que están en la lista. No es casualidad que empresas colombianas como la Nacional de Chocolates, Colombina, Casa Luker y también las cementeras hayan comenzado a abrirse puertas en Centroamérica, una región que ya tiene firmado un TLC con los estadounidenses.

Las recientes movidas de estas empresas colombianas hacia esos países confirman una tendencia que se podría profundizar si no hay TLC: los inversionistas van tras las oportunidades donde las hay. Y si en Colombia no las encuentran, se marchan con sus inversiones a otro lado. Al contrario, si se logra un pacto con Estados Unidos, muy probablemente Colombia se convertiría en el territorio ideal para que inversionistas de Venezuela, Brasil o Asia inicien inversiones para llegar a los mercados del coloso del norte.

Lo que está en juego es fundamental para muchos industriales colombianos. Al fin y al cabo, sin acuerdo ni preferencias arancelarias el comercio bilateral caería 58 por ciento, según un estudio de Fedesarrollo. Y aquí no hay que equivocarse. Para Colombia, Estados Unidos es su principal socio comercial, el destino de la mitad de sus exportaciones y el origen de una cuarta parte de la inversión extranjera en el país.

¿Ahora o nunca?

En un mundo perfecto o en lo que llaman los especialistas un escenario cero de riesgo, Colombia no tendría afán. Podría darse el lujo de esperar hasta que todos los técnicos y empresarios estuvieran tranquilos. Por algo, se ha extendido la negociación 18 meses y se han llevado a cabo varias rondas adicionales a las inicialmente planeadas. Desde la perspectiva de la opinión pública colombiana, esta demora es vista favorablemente. Demuestra responsabilidad y cautela. La lectura norteamericana es diferente. Para ellos este retraso está llegando a su límite y sería difícil que comprendieran la necesidad de nuevas prórrogas, si se tiene en cuenta que fue Colombia la que insistió en negociar. En privado, miembros del gobierno norteamericano han mostrado su impaciencia por el retraso en las negociaciones, debido a unas legítimas preocupaciones de los colombianos en ciertos temas críticos.

Más allá de los nudos gordianos -que ojalá se resuelvan para bien de los intereses colombianos-, la necesidad de cerrar la negociación en las próximas semanas también se sustenta en asuntos prácticos del cronograma. El gobierno de Washington ya informó a los andinos que después de la fiesta de Acción de Gracias (noviembre 24), su prioridad serán las conversaciones en Hong Kong de la ronda Doha, que busca liberalizar el comercio mundial, especialmente en temas como los subsidios agrícolas, propiedad intelectual y servicios. Estas discusiones son mucho más importantes para Estados Unidos que un TLC con un socio que sólo representa el 0,01 por ciento de su comercio.

Dejar todo para 2007 -un año electoral en ambos países-, como insinúan algunos, acarrea significativos riesgos, particularmente para el gobierno Americano. Con la popularidad del presidente George W. Bush en 39 por ciento y el partido Republicano en crisis por varios escándalos, es poco probable que se le mida a negociar y luego presentar un acuerdo inmensamente impopular a un Congreso cuando varios de sus legisladores busquen ser reelegidos en noviembre de 2007. El libre

comercio es una apuesta perdedora de votos. El tema pasaría entonces para 2008, momento en el cual se presentarían dos hechos críticos: sería el primer año desde 1991 en que Colombia no tendría las preferencias comerciales de acceso al mercado de Estados Unidos (Atpdea) y se vence la autoridad del gobierno de Bush de negociar acuerdos sin la intervención meticulosa del Congreso, cuyos intereses electorales van en contravía de los intereses comerciales de Colombia.

Con un escenario político que se ensombrece con el tiempo, el momento actual no se ve tan malo. Ante el fracaso norteamericano en la pasada cumbre hemisférica de Mar de Plata de lograr un consenso firme a favor de libre comercio, acordar el TLC con Colombia y Perú en estos momentos podría representar un triunfo diplomático para Bush y una ventana de oportunidad para los países andinos.

Un acuerdo de largo plazo

Nada es para siempre. Y el adagio cae como anillo al dedo para el caso de las preferencias arancelarias, Atpdea, pilar importante en nuestro comercio exterior hacia Estados Unidos. En diciembre de 2007 se acaban estas prerrogativas y no existe garantía alguna de que el gobierno estadounidense vaya a extender los beneficios. Además, no es cierto que el mejor esquema para acceder al mercado de los USA sean las 'concesiones' norteamericanas.

Según el economista Hernán Vallejo, especialista en comercio exterior de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes, se trata de un sistema unilateral, temporal y condicionado de preferencias comerciales. "Esas características no son óptimas, pues no es claro que valga la pena hacer el esfuerzo por posicionar productos en Estados Unidos, cuando las facilidades al comercio son de corto o mediano plazo, y su prórroga depende de situaciones políticas coyunturales".

Actualmente el catálogo Apdea vale para Colombia 3.069 millones de dólares en exportaciones, lo que representa más de la mitad de las ventas a Estados Unidos. Sin un TLC y suspendidas las preferencias, dejarían sectores como el textil y confecciones prácticamente marginados de ese mercado. Según el ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, la amenaza es latente, por ejemplo, para los floricultores que generan más de 100.000 empleos en el oriente antioqueño y Bogotá.

La ventaja del TLC sobre el Apdea es que el primero fija reglas claras y estables de largo plazo, lo cual da incentivos mas claros a los empresarios en sus decisiones de producción, comercialización e inversión. No es lo mismo montar un negocio de exportación sobre la base de un TLC que es inmodificable, que hacerlo sobre unas preferencias arancelarias que por ser unilaterales pueden desaparecer en cualquier momento, por ejemplo, en el caso de que los colombianos llegaran a elegir a un presidente poco afecto a Washington. O igualmente por asuntos de la política interna norteamericana.

El TLC tiene dos ventajas más. Primero: es un tratado de toma y dame. Se obtiene acceso estable y de largo plazo para los productos y servicios en Estados Unidos y se da acceso estable y de largo plazo a los productos y servicios de ese país en el mercado local. Que vengan los inversionistas estadounidenses al país es uno de los principales intereses de Colombia al firmar el TLC. Son comunes las quejas de las empresas extranjeras por los frecuentes cambios en las reglas de juego (en impuestos o en contratos con el gobierno, por ejemplo) y por las demoras y la falta de transparencia en los mecanismos para resolver disputas. El acuerdo buscaría darles a los inversionistas la tranquilidad de tener un marco legal claro y estable al traer sus dólares a Colombia.

Segundo, de llegar a aprobarse, el TLC con Estados Unidos sería probablemente el tratado de mayor credibilidad que tendría Colombia, por las obligaciones que genera para ambos lados de la mesa. El TLC incluye, por ejemplo, la obligación para los países Andinos de cumplir con toda la normativa laboral y ambiental, con el fin de evitar la contratación de personal infantil y de hacer inversiones que afecten el medio ambiente. En materia aduanera, el compromiso es el de establecer mecanismos y procedimientos para que los trámites aduaneros duren máximo seis horas en el caso de los envíos expresos y hasta 48 horas para el resto de carga.

El Acuerdo será una especie de carta de navegación para el país durante los próximos 50 años; en otras palabras, terminará por convertirse en una camisa de fuerza que obligará a las empresas a ser mas competitivas y eficientes, en vez de depender de factores externos como la tasa de cambio. Influye mucho mas tener unos empresarios dispuestos a cambiar sus negocios para orientarlos hacia el mercado estadounidense, que un precio del dólar elevado a punta de intervenciones del gobierno en el mercado cambiario.

El arte de negociación

Diferentes elementos, se ha visto reflejado en el anterior discurso, donde intervienen el proceso sin duda las circunstancias que mueven cada una de las variables que se piensan negociar. La necesidad es clara, el arte de negociar conflictos en pro de un alcance, mantiene repercusiones de tipo político, social y económico, donde las partes que se ven involucradas verán reflejadas en su propia realidad y por ende en su contexto cotidiano.

Durante el transcurrir de los diferentes hechos históricos de conflictos, nacionales, continentales y hasta mundiales, tienen diferentes elementos comunes sin importar muchas veces de la extensión, la estrategia, los muertos; todos manejan intereses y necesidades que de alguna forma se demuestran dentro de los mismos hechos y son claramente registrados en la historia.

Bien lo dice el economista Adam Smith, en su obra, las manos invisibles que manipulan el conflicto desde la margen de la verdadera acción, donde nadie se unta de la tragedia de sus componentes; discute la necesidad de lograr identificar estos personajes para limitar los obstáculos para entrar a la negociación.

En un conflicto como el colombiano a quien realmente le conviene esta condición: a Estados Unidos, a los narcos, al consumidor, a Colombia, a quien?.

Es indiscutible que ese fenómeno que describió Smith hace mas de un cuarto de siglo, se ve claramente reflejado en los conflictos actuales en el mundo. En cinco continentes, la promulgación de grupos que originan toda clase de elementos que promulgan diferentes enfrentamientos armados, políticos, comerciales y hasta sociales.

Tomando esta condición como premisa, repercutante dentro de la realidad internacional, los elementos que se deberían tener en cuenta para comenzar con un proceso de negociación, deberían ser entonces observar muy cuidadosamente el contexto del conflicto, sus alcances y determinaciones, de tal manera que permitan establecer los mecanismos y el discurso mas apropiado para iniciar un acercamiento a las partes involucradas para que desarrollen diferentes alcances de acuerdos bilaterales.

La relación además, de diferentes variables dentro de la construcción del discurso que convenza a las partes a comenzar una negociación en una mesa de trabajo, es un elemento necesario para el dialogo, sin establecer nunca un status beligerante que destruya la comunicación. En mi concepto, si bien una de las partes debe manejar la condición sumisa y la otra represiva, ninguna debería mostrarse tan explícitamente dentro del ambiente negociante. “…para recibir todo, hay que dejar algo..”, podría ser una condición. Pero lo aconsejable sería con valiosos argumentos entrar con fundamentos a una negociación entre dos partes, que manejan sus propios intereses pero al verse involucrados, vieron también revueltos sus necesidades independientes.

Posibles soluciones

Es por consiguiente el propósito de cualquier discurso el desarrollo de propuestas que implique en conocimiento de esquemas que manejen la confrontación de nuevos temas que permitan acercarse a cada uno de los interlocutores.

Por lo tanto la comunicación resulta ser, la mejor estrategia para confrontar cualquier tipo de negociación mediante, el manejo de argumentos y mecanismos académicos y cognoscitivos del emisor frente a su receptor. Cada elemento de los modelos comunicativos implican conocer y en lo posibles manipular cada información de acuerdo al compromiso adquirido por las partes.

Es así que los pasos de la argumentación, según Habermmas, son fundamento estratégico para conocer y diseñar discursos que permitan a las partes manejar a cada miembro de una mesa de negociación, donde perfectamente conociendo con anterioridad teorías, conceptos y manejo que se ha desarrollado hasta el momento y claro los medios para comunicarse, debería ser un profesional muy apetecido dentro del gremio de las Relaciones Internacionales.

Durante el desarrollo del documento, se busca aproximar a las diferentes amenazas que se desenvuelven alrededor del manejo de la información frente a las dificultades que se ven reflejadas en las estrategias para la solución de conflictos, para construir herramientas que motiven las relaciones internacionales.

BIBLIOGRAFÍA

Síntesis del Documento No 6 de OIDHACO Oficina Internacional de Derechos Humanos Acción Colombia.

Memorias de El Tiempo, El Espectador.

Memorias del Ministerio de Relaciones Internacionales

Conflictos internacionales colombianos

Libro de la Historia de Colombia. Volumen 2 al 6.

OGLIASTRI, Enrique, ¿Cómo Negocian los colombianos?. Editorial Cambio. Bogotá 2006.

SEMINARIO. Conflicto y paz en Colombia: Consecuencias y perspectivas para el futuro. Editorial Cambio. 2006

RATTER W. BEATE, SANDNER GERHARD. Conflictos Territoriales en el Espacio Marítimo del Caribe. Fondo FEN Colombia. 2000.

Estudios Latinoamericanos sobre cultura y transformaciones sociales en tiempos de globalización 2. Editorial: CLACSO, 2002.

Guillermo O´Donell, Philippe Schmitter. ”Transiciones desde un gobierno autoritario. Conclusiones tentativas sobre las democracias inciertas”. Buenos Aires, Paidós, 1986, Pág. 19. Juan Linz y Alfred Stepan. “Hacia la consolidación democrática” Revista La Política 2 Editorial Paidós, Barcelona, 1996 Pág. 32.



[1] Estudios Latinoamericanos sobre cultura y transformaciones sociales en tiempos de globalización 2. Editorial: CLACSO, 2002.

Guillermo O´Donell, Philippe Schmitter. ”Transiciones desde un gobierno autoritario. Conclusiones tentativas sobre las democracias inciertas”. Buenos Aires, Paidós, 1986, Pág. 19. Juan Linz y Alfred Stepan. “Hacia la consolidación democrática” Revista La Política 2 Editorial Paidós, Barcelona, 1996 Pág. 32.

[2] David Protess y Maxwell McCombs

[3] HARVARD BUSIENESS REVIEW. Creatividad e innovación. Ediciones Deusto. España. 2000.

[4] HAMPTON, David. Administración. Tercera Edición. Mc. Graw Hill. Buenos Aires. 1989.

[5] GOLDHABER, Gerald. “Organizational Communication”. Brown and Benchmark Publishers. 6ta. Edición. State University of New York at Buffalo, 1993.

[6] MUTIS, Gustavo. “Dónde están los líderes?”. Revista Clase Empresarial. No. 12, 1994.

[7] GOLDHABER, pág. 15.

[8] ELMHORST, Adler R. COMUNICACIÓN TEORÍA, ANALISIS Y APLICACIÓN. Editorial Mc graw- Hill. 2005.

[9] ELMHORST, Adler R. COMUNICACIÓN TEORÍA, ANALISIS Y APLICACIÓN. Editorial Mc graw- Hill. 2005.

[10] ADLER, R; ELMHORTS, J. COMUNICACIÓN ORGANiZACIONAL. PRINCIPIOS. Editorial MacGRaw Hill. 2005. Méjico.

[11] BERLO, David K. El proceso de la Comunicación. Introducción a la teoría y a la práctica. Buenos Aires. Editorial El Ateneo. 1980.

[12] MERCADO H, Salvador. Relaciones Públicas Aplicadas, Un camino hacia la productividad. Méjico. 2002.

[13] GOLEMAN, Daniel. La Inteligencia Emocional. Segunda Edición. Javier Vergara Editores. Buenos Aires 1996.

[15] Encontrará una explicación de los mensajes de contenido y de relaciones en R. Adler y N. Towne, Looking Out/looking In, 10ª ed, Harcourt Brace, Ft. Woth Tx, 2001, pp 24 - 28

[16] FERRÉ TRENZANO, José María. POLÍTICAS Y ESTRATEGIAS DE COMUNICACIÓN Y PUBLICIDAD. Ediciones Díaz Santos, S.A. Madrid, España. 1996.

[17] THEVENET, Maurice. Auditoría de la cultura empresarial. Editorial Díaz de Santos. Madrid, 2002.